Esencialismo democratico,el

Esencialismo democratico,el.

Editorial:
TROTTA
Año de edición:
Materia
Estructuras politicas: democracia
ISBN:
978-84-9879-188-4
Páginas:
184
Colección:
DERECHO ESTRUCTURA Y PROCESOS
15,00 €
incluido
Disponible para envío
Añadir a la cesta

Algunos de los principales conceptos de la moderna teoría política sobre el Estado no son en realidad sino conceptos teológicos secularizados y arrastran por ello en su estructura lógica una serie de aporías y contradicciones características del pensamiento occidental sobre la divinidad. Ello se pone de manifiesto al estudiar las contradicciones a que conducen algunas ideas políticas como las de pueblo, voluntad popular, autogobierno o autodeterminación cuando se toman como verdades últimas que pretenden sostener por sí solas el edificio institucional de las actuales democracias. No existe algo así como una -esencia- de la democracia, sino que esta es un régimen de gobierno construido en gran parte sobre principios teóricos que son contradictorios entre sí y que se han amalgamado progresivamente en una historia conflictiva y en una práctica prudencial. Desconocer esta realidad y apelar a la regeneración de la democracia mediante la puesta de nuevo en pleno vigor de su -esencia-, que estaría centrada sobre la idea de autogobierno, no conduce sino a resultados insatisfactorios. El autor examina las contradicciones y los problemas a los que lleva el -esencialismo democrático- al hilo del análisis de una serie de tópicos de la filosofía política actual, como son los ya clásicos pares de oposición entre autogobierno y Constitución, o la democracia directa frente a la representativa, o la teoría deliberativa comparada con la contractualista liberal. Aunque también aplica este mismo punto de vista crítico del esencialismo democrático a asuntos más prácticos y contextuales, como son el tan discutido principio de autodeterminación nacional de las entidades subestatales o su reclamación de soberanía, sea exclusiva o compartida. Se trata, en definitiva, de poner de relieve la imposibilidad de reducir la democracia a un solo principio y la necesidad de aceptar su particular condición compleja y tentativa si se desea que funcione menos insatisfactoriamente. La solución de los problemas sempiternos de nuestros regímenes de gobierno no se encuentra en dotarlos de -más democracia-, sino en conseguir que esta trabaje mejor